Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Cómo cuidar la piel del bebé

No le expongas directamente al viento ni al sol, aplícale crema hidratante antes de salir de paseo y, cuando llegue el buen tiempo, sustitúyela por otra con pantalla total.

Sandra Sánchez
Imprimir
Cómo cuidar la piel del bebé

La piel es el órgano más grande del cuerpo y cumple funciones esenciales (protección, control de la pérdida de líquidos, regulación térmica...). Hablamos de la piel. La del recién nacido requiere especial atención, porque es muy sensible y tiene unas características propias:

  • Es cinco veces más delgada que la de un adulto.
  • Es muy permeable y posee menos anticuerpos que la del adulto, con lo que su capacidad de defensa frente a infecciones y alergias es menor. Aun así, el bebé no nace desprotegido, ya que lo cubre la vérnix, una capa de grasa, y el lanugo, un vello, que desaparecerán en seguida.
  • Produce menos melanina, por lo que puede sufrir quemaduras solares más fácilmente.
  • La piel de las manos y los pies suele ser seca y con tendencia a agrietarse, porque su organismo no controla aún la función de las glándulas sudoríparas. El Hospital Infantil Niño Jesús acaba de hacer públicas las conclusiones de un amplio estudio sobre la piel de los bebés. El responsable de su Departamento de Dermatología, el Dr. Antonio Torrelo, confirma que el 20% de los bebés tienen piel atópica o más seca de lo normal durante sus primeros años, lo que puede producir picores, irritaciones e intolerancia a ciertos tejidos. Hay pautas muy sencillas para mantener sana su delicada piel.

Ojo con su ropa

  • Viste al niño con prendas de fibras naturales, preferiblemente de algodón 100%, para evitar posibles alergias de contacto.
  • No laves su ropa junto con la vuestra, porque el detergente común es agresivo. Usa uno especial para bebés (en farmacias y tiendas de puericultura) o un jabón para prendas sensibles.
  • Asegúrate de que la ropa no le aprieta en ningún sitio.

En el baño...

Las primeras semanas del bebé no es necesario que le metas en la bañera a diario. Puedes asearle en seco, lavando y secando su cuerpo por partes. Usa un jabón suave y una esponja natural. Y sécale bien con una toalla de algodón (a toquecitos, sin frotarle) antes de aplicarle suavemente una crema emoliente y de vestirle. Un truco: si no le resulta agradable el contacto con la crema, caliéntala en tus manos antes de aplicársela, o mézclala con el agua de la bañera.

Y además...

  • Límpiale la comisura de los labios después de cada toma.
  • No le expongas al viento ni al sol. Antes de salir a la calle, ponle crema hidratante en las zonas que lleve al aire. Y cuando empiece el buen tiempo, sustitúyela por otra crema con protección solar pantalla total.
  • Vigila el color y el tamaño de sus manchas y, ante cualquier duda, consulta con el pediatra.
Ver más articulos