Buenos cuidados

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

El aseo de los genitales del bebé

Limpiar el culito al bebé es fácil, pero a veces plantea dudas a los padres: ¿le podemos poner talco?, ¿hay que aplicarle crema en cada cambio? ¿qué hacer si está escocido?

Silvia Castillo

El aseo de los genitales del bebé

Para evitar que a tu pequeño se le irrite el culete, deberás cambiarle el pañal en cuanto lo moje o ensucie, algo que generalmente ocurrirá después de cada toma, es decir, cada tres horas (durante las primeras semanas necesitará entre 8 y 10 pañales al día).

En el orden correcto

Lo más importante al asearle, con las toallitas o con la esponja, sea niño o niña, es que lo hagas siempre desde la parte de delante hacia la parte de atrás, aclarando la esponja en cada pasada, para prevenir infecciones genitales.

Para asearle, ponle en una superficie segura, que no esté fría. Lo más cómodo es el cambiador, porque así no te resentirás de la espalda.

Antes de empezar, asegúrate de que has cogido todo lo que vas a necesitar: las toallitas húmedas o una esponja suave (y, en este caso, una palangana con agua tibia y una emulsión infantil sin jabón), la toalla, la crema protectora y el pañal limpio. Y si mientras le estás cambiando echas algo en falta, no dejes al niño solo, cógelo en brazos y ve con él a buscarlo, para prevenir posibles caídas.

Si tu bebé sólo se ha hecho pis, para asearle bien bastará con que le pases una toallita húmeda específica para este uso. Sin embargo, si se ha manchado de caca, probablemente las toallitas no serán suficientes para limpiarle y tendrás que retirar las heces con una esponja humedecida en agua y una emulsión sin jabón que sea especial para bebés (se venden en las farmacias).

Una vez que termines de asearle, procede de la siguiente manera:

  • Déjale un ratito con el culete al aire, para que se le seque del todo (la humedad favorece la proliferación de hongos y las irritaciones).
  • Aplícale un poco de crema balsámica. Debes hacerlo cada vez que le cambies, porque esta pomada forma una película protectora sobre el culete que ayuda a prevenir las irritaciones. Si alguna vez te quedas sin ella, no hace falta que salgas corriendo a la calle a comprarla, en su lugar puedes untarle aceite de oliva del que usas para cocinar.
  • Si tienes un niño, antes de ponerle el pañal, dale unos masajes en la colita, intentando retirar la piel del prepucio. Hazlo muy despacio y delicadamente. Así eliminarás las adherencias que suelen tener los recién nacidos en el pene, evitarás que se le acumule el pis y le mantendrás a salvo de posibles infecciones urinarias.
  • Ponle el pañal limpio. Para colocárselo bien, ábrelo y, con las tiras adhesivas en la parte inferior, para poder pegarlas en la superior, deslízalo por debajo de su culete hasta la cintura. Es importante que se lo ajustes bien, aunque sin oprimirle, para que le mantenga la pinza del ombligo en su sitio. Éste es el método más sencillo y eficaz para prevenir hernias umbilicales y para evitar que el ombligo le quede saliente.

¿Y si se escuece?

Si a pesar de tus cuidados, a tu hijo se le irrita el culito, aplícale la crema antiescoceduras que te recomiende el pediatra, en lugar de la pomada habitual, para que la zona le sane cuanto antes. Lo que no debes hacer nunca es echarle polvos de talco, porque además de no protegerle la piel, se la resecan. Además, puede aspirarlos y dañar sus pulmones.

Recuerda también que deberás extremar las medidas de higiene y cambiarle más a menudo cuando a tu hijo empiecen a asomarle los primeros piquitos. El brote de los dientes, igual que altera la composición de la saliva, modifica la de la orina, haciéndola más ácida y, por tanto, más agresiva para su piel. Por eso deberás estar más atenta que nunca, para cambiarle en cuanto se haga pis.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube