Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Tu leche, un manjar

Beneficios de la lactancia materna

Habrás leído y escuchado una y mil veces que tu leche es el mejor alimento que puedes darle a tu hijo. Te explicamos todo sobre la lactancia materna para que no tengas dudas.

Patricia Morcillo. Asesora: Alba Padró Arocas, de la Asociación Alba Lactancia Materna e IBCLC (especialista internacional en lactancia)
Lactancia materna

La lactancia materna es lo mejor para el niño. Tu leche es buenísima para el bebé, al que protege. De hecho, en sus primeros meses es el mejor alimento que puedes darle y, mientras no lo aconseje el pediatra, no necesita comer ni beber nada más. No olvides que tu leche está compuesta en un 80% de agua. Y no sólo le favorece a él. También te proporciona múltiples beneficios a ti, mamá.

La leche materna aporta agua, azúcares, grasa, vitaminas, minerales, proteínas y enzimas digestivas, y lo hace en la proporción exacta que tu bebé necesita para crecer bien.

Además, se adapta a él y su composición va variando, no sólo según los alimentos ingeridos por la madre (la calidad de los ácidos grasos depende de lo que comas), también según la edad del bebé, la hora del día (hay más cantidad de leche por la mañana) e incluso la evolución de cada toma: al principio de la tetada la leche es más aguada y pobre en grasas, pero más nutritiva porque es muy rica en lactosa, azúcar, proteínas, vitaminas y minerales; en cambio, la leche del final, que es menos alimenticia, es más saciante porque su contenido en grasa es muy elevado.

Hay que distinguir entre tres tipos de leche: calostro, leche de transición y leche madura. El calostro se produce durante los últimos meses de embarazo y cuatro días después del parto. Es una sustancia amarillenta que aporta al bebé tres veces más proteínas que la leche que producirás después, así como ciertas vitaminas, minerales y muchos anticuerpos, buenos para que, por ejemplo, su piel se adapte al nuevo medio.

Además, actúa como laxante suave y acondiciona el aparato digestivo de tu hijo para que acepte mejor tu leche. La leche de transición se produce durante los diez días posteriores al parto. Tiene más vitaminas y grasas que el calostro y aporta al niño muchas calorías. Y la leche madura es la leche materna propiamente dicha, la que mamará tu hijo desde el décimo día de vida.

Categoría: Alimentación
Ver más articulos