Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Cómo compatibilizar dar el pecho y el calor del verano

Ante las altas temperaturas, las madres lactantes han de tomar algunas medidas para que el calor no dé al traste con su lactancia.

Ana Canfrán
Imprimir
Cómo compatibilizar el periodo de lactancia y el calor

Con la llegada del calor, dar el pecho puede resultar algo incómodo para algunas madres: el contacto constante de piel con piel, el exceso de sudor, la sed que da dar el pecho, etc pueden hacer que algunas mamás opten por abandonar la lactancia y pasen al biberón.

Ante esta situación, Medela ofrece una guía práctica para facilitar la vida a las madres lactantes durante esta época del año, puesto que a pesar de ser el momento en el que es más difícil llevar a cabo esta tarea, también es en el que el bebé pierde mayor cantidad de sales minerales a través del sudor. En este sentido, la leche de la madre evitará la deshidratación del bebé, además de proporcionarle micronutrientes que el recién nacido necesita para desarrollarse y crecer correctamente.

Micronutrientes que necesitan los bebés

La alimentación de la madre durante el embarazo y el periodo de lactancia es crucial ya que influye en el contenido de micronutrientes que aporta al bebé a través de su leche. Por ello, cuidar la dieta, especialmente en épocas de calor, es muy importante ya que, si las vitaminas y minerales proporcionados a través de las tomas fueran insuficientes, supondría un grave problema para el bebé, puesto que son fundamentales para el buen funcionamiento del cuerpo. Algunos de los micronutrientes más destacados presentes en la leche materna son: vitamina A, C, D y E, hierro, magnesio, potasio y zinc.

Consejos para que la lactancia se pueda realizar en verano de la forma más cómoda posible

Alimentación a demanda: con el calor, debemos adaptarnos a las necesidades del pequeño, proporcionándole alimento cuando él lo necesite y olvidándonos de los horarios y las tomas controladas. El bebé nos indicará que tiene sed mediante señales, como llevarse la mano a la boca, sacar la lengua, cabecear… estate atenta y ofrécele el pecho antes de que empiece a llorar.

Sigue una dieta equilibrada acompañada de una buena hidratación: tú también debes cuidarte para no sufrir deshidratación, además, es aconsejable que durante las tomas bebas agua, ya que la oxitocina, la hormona que segrega nuestro cuerpo mientras damos el pecho, produce sed.

Realiza las tomas en lugares frescos: si alimentas a tu hijo dentro de casa, es recomendable que cierres las ventanas y bajes las persianas para mantener el lugar lo más fresco posible. Si optas por usar aire acondicionado, es importante que este no apunte directamente hacia el bebé.

Antes de la toma, un baño relajante: cuando tanto el bebé y la madre están relajados, la toma suele ser más eficaz ya que este estado favorece el flujo de leche. Una buena idea puede ser que os deis un baño refrescante en casa o en la piscina antes de darle el pecho. El contacto piel con piel también puede ser de gran ayuda.

Asegúrate de que el bebé está fresco y protegido del sol: nada de sol para el recién nacido. Además de buscar una buena sombra en la que ambos estéis fresquitos, protégele mediante sombreros o gorras y protector solar.

ADEMÁS... Dar el pecho en verano, precauciones que debes tener en cuenta

Ver más articulos