Crecer feliz.es
Buscador
Imprimir
Enviar
Twitter
Facebook
GooglePlus

Y ahora, leche con cereales

Hacia los 4-6 meses el bebé empieza a no saciarse sólo con leche; necesita cereales para seguir creciendo bien.

María Gil
Y ahora, leche con cereales

La introducción de los cereales, aconsejada siempre por el pediatra, hace posible el acelerado crecimiento del bebé y le acostumbra a sabores y texturas diferentes a la leche, lo que le facilitará la aceptación de todos los demás alimentos.

¿ESTÁ PREPARADO?

Sabrás que ha llegado el momento de empezar a dar cereales a tu hijo...

  • Si tiene al menos 4 meses. A esta edad su sistema digestivo, inmaduro al nacer, ya se ha desarrollado lo bastante como para permitirle digerir otros alimentos distintos a la leche. El problema de dar a los niños nuevos alimentos antes de tiempo es que, si su organismo no está preparado aún para asimilarlos, les sientan mal y pueden producirles reacciones alérgicas.
  • Si se queda con hambre después de terminar su toma habitual de leche.
  • Si puede mantener la cabeza erguida cuando le sientas en tu regazo.
  • Si con 4 meses se sigue despertando en mitad de la noche para comer.

Aun así, antes de comenzar a dar cereales a tu hijo, consulta con su pediatra, porque nadie mejor que él sabe si debe tomarlos ya o es mejor esperar un poco.
Los cereales se digieren muy bien y aportan al niño más proteínas, vitaminas, minerales y calorías que la leche sola. Aún así, los pediatras recomiendan dar al bebé variedades sin gluten hasta los 9 meses para prevenir posibles alergias e intolerancias.

UN CAMBIO Y LUEGO OTRO

No conviene iniciar al pequeño en los cereales con la cuchara, porque acostumbrarse al sabor y a la textura de este nuevo alimento y a este utensilio hasta ahora desconocido para él son demasiadas novedades juntas. Durante el crecimiento los cambios deben ser de uno en uno, para que el niño los tolere mejor.

Recuerda que debes echar siempre primero el líquido en el biberón y luego el cereal, para que no se apelmace. Cierra el biberón con el disco protector y agita bien la mezcla, evitando que se formen grumos. Y acuérdate de cambiar la tetina por otra con un agujero mayor, porque el cereal espesa la leche.

La doctora Begoña Domínguez aconseja introducir los cereales en la dieta del niño añadiendo un cacito raso en el biberón de la mañana y, si todo va bien, otro cacito en el de la noche. Si el bebé rechaza los cereales, la doctora recomienda paciencia: “Esperamos unos días, durante los cuales alimentamos al niño con sus tomas de leche habituales, y lo volvemos a intentar”.

Una vez que tu hijo acepte bien los cereales, pregunta a su pediatra si puedes aumentarle la cantidad de éstos en la última toma del día. El objetivo es que así se sienta más saciado y duerma de un tirón hasta la mañana siguiente.

GLUTÉN, LA DUDA MÁS FRECUENTE

Los pediatras españoles suelen retrasar la introducción del gluten en la dieta del bebé hasta los 9 meses, para prevenir posibles alergias e intolerancias.

Sin embargo, en las cajas de cereales con gluten se indica que están recomendados para bebés a partir de los 6 meses. No es que los fabricantes se confundan.

A esta edad los niños ya tienen los riñones y el intestino preparados para tolerar esta proteína sin problema, aunque los médicos prefieren esperar tres meses más para curarse en salud.

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook