Sacar al bebe del cuarto

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Sumario

Pautas para sacar al bebé del cuarto

Sacar al bebé de vuestra habitación no siempre resulta una tarea fácil y sencilla. Os damos algunas recomendaciones que os ayudarán en este cambio de hábito tan importante para él.

Miguel Ángel Conesa, Psicólogo

Pautas para sacar al bebe del cuarto

La puerta entornada

Para que vuestro hijo se quede tranquilo cuando le acostéis, metedle un peluche entre las sábanas. Pero ojo, no vale cualquier peluche. Tiene que ser uno específico para dormir, distinto a los que se lleva a todas partes. Así el pequeño, en cuanto lo vea, sabrá que ha llegado la hora de dormir y su efecto somnífero será aún mayor.

Otra buena idea es colocar en su cuna un proyector que emita luz y sonidos relajantes, que pueda accionar él solo. Mirando las imágenes y escuchando la melodía se quedará dormido sin darse cuenta y, algo importante, sin necesidad de llamaros.

Aun así, dejad la puerta entreabierta. Al escuchar vuestras idas y venidas por el pasillo no se sentirá solo. Y no está de más que vayáis a verle de vez en cuando para dedicarle unas palabras cariñosas o acariciarle la cabecita. Sentiros cerca le dará la seguridad que necesita para conciliar el sueño.

En cualquier caso, aunque vuestro hijo pase dos o tres noches un poco intranquilo, armaos de paciencia con él y consolaos pensando que el traslado a su cuarto es un avance positivo para todos: para vosotros porque podréis leer y charlar en la cama sin miedo a hacer ruido y despertarle. Y para él, porque se hará un poquito más independiente de vosotros.

A la cama pronto y con la luz apagada

Todos los expertos en el tema del sueño recomiendan acostar a los niños entre las 8 y las 9 de la noche, ya que a esta hora aumenta la producción de una hormona, llamada vasotocina, que propicia el sueño. También insisten en que deben dormir con la luz apagada, porque con ella encendida el sueño es menos reparador.

Sin embargo, no se oponen a que pongamos un punto luminoso en un enchufe de su habitación, que les permita vislumbrar los objetos que les rodean. Han comprobado que esto, lejos de perjudicarlos, evita sobresaltos innecesarios.

Sumario

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube