Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

¿Por qué no duerme del tirón?

Es normal (y positivo) que el bebé, en sus primeros meses de vida, se despierte varias veces por la noche. Descubre por qué y cómo sobrellevarlo.

Crecerfeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
bebe dormido

Con la llegada del bebé a casa nos cuesta adaptarnos a las nuevas rutinas.

Estamos acostumbrados a llevar un ritmo de vida en el que el descanso nocturno es esencial, y de pronto llega un peque que pone patas arriba todo nuestro mundo... y nuestro sueño.

Lógicamente, nos resulta difícil asimilar sus horarios, pero ayuda a hacerlo saber que es normal que el bebé se despierte varias veces a lo largo de la noche.

¿Por qué sucede?

El ser humano llega al mundo muy inmaduro y a medida que crece tiene que ir pasando por una serie de avances: aprender a caminar, a hablar, lograr dormir de un tirón...

Cada bebé lleva un ritmo diferente en este desarrollo y consigue cada uno de estos avances cuando está preparado para ello, sin necesidad de ningún entrenamiento. Por eso no debemos forzarle en ningún caso.

Respecto al sueño, es habitual que durante sus primeros 6 meses de vida tenga frecuentes despertares nocturnos. Hay varios factores que lo explican.

Por un lado, en este período solo existen dos fases en el sueño; más tarde empezarán a aparecer todas las fases del sueño adulto.

Además, cuando el bebé se despierta suele deberse a alguna necesidad o molestia: frío o calor, pañal sucio... y, sobre todo, hambre. Lo más normal es que te despierte con su llanto, no porque quiera molestar, sino porque es su forma de pedirte que le des el pecho.

Y es que, al presentar un crecimiento tan rápido, necesita alimentarse con frecuencia. Seguramente los periodos de vigilia sean cortos e incluso puede quedarse dormido o con los ojitos cerrados mientras succiona.

Ten paciencia, no dura para siempre

Debes saber que los bebés lactantes normalmente se despiertan con más frecuencia para favorecer el mantenimiento de la lactancia materna.

Aunque no descanses bien mira el lado positivo: estos despertares hacen que se alimente bien y que crezca correctamente y además sirven para estrechar más vuestro vínculo afectivo, ya que durante las tomas aumenta la producción de oxitocina (la hormona del apego), tú te quedas embelesada mirándole y el bebé está en su lugar favorito: junto a tu pecho, alimentándose y sintiéndose muy querido.

En todo caso, cada bebé es único: su carácter, las rutinas y el ambiente que haya en casa también son factores que influirán en que concilie mejor o peor el sueño.

Ten mucha, mucha paciencia durante estos meses y tómatelos con tranquilidad y optimismo.

Habrá épocas en las que el pequeño duerma más horas del tirón, aunque es frecuente que hacia los 7 o 9 meses de vida vuelva a despertarse más veces. No desesperes, llegará el momento en el que el bebé duerma a pierna suelta durante toda la noche y tú puedas descansar como antes.

Categoría: Dormir bien y Salud

Publicidad

Ver más articulos